Los hay grandes, medianos, pequeños e irrisorios. Desde luego hay uno para cada tipo de persona. Por eso desde Financiatelo vamos a enseñarte distintos perfiles de conductores, cada uno con su respectivo tipo de maletero.

El aseado

Aquella persona que mantiene el maletero como si fuese un santuario, sin ningún objeto, ni siquiera una mota de polvo. Como si su fin fuese el de conservar su estado original toda la vida. ¡Se puede hasta comer ahí dentro!

 

 

El organizado

 

Este usuario se asemeja al anterior, pero está vez haciendo uso del maletero. Tiene un montón de objetos, pero organizados de tal forma que solamente el dueño del coche es capaz de encontrarlo todo.

 

 

El raro

No entendemos muy bien si esto es muy necesario, pero la verdad que está decoración no te dejará indiferente. Desconocemos si el dueño de este maletero realmente le dará utilidad a este inodoro. Por el bien de los ocupantes, esperemos que no…

 

 

El viajero

Este propietario, prácticamente compró las maletas a medida de su maletero para poder viajar a tope de equipaje con ellas y no desperdiciar ni un centímetro de maletero. No podemos negar, que ha sabido aprovechar el espacio al máximo.

 

 

 

El gamer

Aunque más raro de ver… este propietario no está dispuesto a dejar su carrera de la videoconsola a medias. Carga con ella en su maletero a todos los lugares, por si se tercia, echar unas partiditas.

 

 

 

¿Y para los amantes de los animales?

En esta ocasión os enseñamos un maletero muy especial. Y es que en el se encuentra DUQUE, un pastor belga malinois que está preparándose para servir a la comunidad como perro ayudante en labores de rescate en la montaña.

 

En la fotografía podéis verlo tranquilamente en el maletero del Ford Kuga de Jose Angel. Como Duque, son muchas las mascotas que viajan con vosotros, por eso queremos refrescar algunos datos esenciales para que viajen seguros y cómodos en vuestro coche.

Por ley en España, el conductor está obligado a tener libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción. Así, según la normativa vigente, los animales deben viajar transportados para que no interfieran en la conducción.

Además, para que el viaje sea lo más tranquilo posible, podemos poner en práctica otras recomendaciones como estas:

  • No dar de comer al animal antes de salir de viaje. Podrían marearse y es fácil que terminen vomitando tras unas cuantas curvas.
  • Lleva siempre agua y haz alguna parada si es un viaje largo. Así el animal podrá hacer sus cosas fuera del coche. Nosotros podemos aprovechar para jugar un rato con él y descansar de conducir.
  • Nunca lo dejes encerrado en el interior del coche.
  • Elige siempre el sistema de retención que más se adapte con tu animal y sus características.

Disfruta de tu coche y sobre todo ¡disfruta del viaje con tu mascota!