Todo empezó en 1980 cuando Audi presento el Audi Quattro. Coche derivado del Audi Coupe y que dio origen a uno de los coches de rallye más exitosos de la historia haciendo ganar dos campeonatos consecutivos a la marca alemana. Esta revolución supuso la tendencia a seguir por el resto de las marcas, ya que no serían competentes en el rallye si no montaban sistemas de tracción total.

Tipos

Actualmente la marca alemana emplea cuatro tipos de tracción Quattro y a continuación te detallamos, de menor a mayor sofisticación, sus rasgos diferenciales.

  • El que se monta en los modelos A3,Q2, Q3, TT y A1, que se basa en un embrague de tipo electrónico multidisco de accionamiento hidráulico para transmitir la potencia entre ambos ejes. Funcionando en condiciones de adherencia como un coche de tracción delantera y en caso de necesitarlo poder llegar a enviar el 100% del par al eje trasero. Al funcionar en condiciones normales como un vehículo de tracción delantera tiene la gran ventaja del bajo consumo.
  • El segundo sistema es la tracción Quattro que dispone de un diferencial central autoblocante y montan los Audi A4, A5, A6, A7, A8, Q5 y Q7. En este caso el funcionamiento standard de la tracción se reparte en 40% (eje delantero) y 60% (eje trasero), pudiendo variar estos porcentajes según la necesidad de cada momento.
  • El siguiente lo montan los más deportivos de la firma, RS4, RS5 y RS6. Esta tracción Quattro dispone de un diferencial central de corona. El funcionamiento de este sistema es capaz de controlar el par individualmente en cada rueda y ofrecer un acusado dinamismo con unos porcentajes en la entrega del par que pueden llegar a valores del 70:30, 20:80 entre el eje delantero y trasero.
  • Por último, nos encontramos con el que monta el Audi más exclusivo, el superdeportivo R8. Cuenta con la tracción Quattro con diferencial de acoplamiento viscoso. Este dosifica la entrega del par enviando al eje delantero entre un 15% y 30% lo que hace que el R8 se comporte más como un coche a propulsión, pero con la ayuda de la tracción Quattro que le permite salir de la curva catapultado y enlazar la recta de manera fugaz para volver a repetir la operación entre curva y recta.

Quattro es sinónimo de dinamismo y seguridad. Basándose en la entrega de potencia a las cuatro ruedas según la adherencia de la que se disponga. Pon un Quattro en tu vida. El extra en seguridad activa que otorgan es una gran ayuda especialmente en estos días lluviosos donde la adherencia de las carreteras baja de manera sustancial.